• El sulfato de condroitina de alta pureza puede impedir la degradación articular

    Un estudio ha comprobado que la administración de sulfato de condroitina concentrado y de alta pureza puede impedir la degradación de la estructura articular de las personas que sufren de osteoartritis.

    En este otro artículo puedes conocer más acerca del Condroitín sulfato.

    El estudio, que se publicó en la edición de febrero de 2009 de Arthritis & Rheumatism,   fue realizado en la Universidad de París Descartes y, según los investigadores, liderados por Andre Kahan, este compuesto se ha asociado con una reducción significativa en la pérdida del espacio articular y de dolor en comparación con el grupo placebo.

     

    Objetivo

    El objetivo primordial consistió en evaluar los efectos a largo plazo del sulfato 4 y 6 de condroitina (SC) sobre la progresión radiográfica de los cambios y los síntomas asociados con la osteoartritis de rodilla (OA).

     

    Método

    Se realizó un estudio, en el que 622 pacientes con OA de la rodilla recibieron aleatoriamente 800 mg de SC (n=309 pacientes) o placebo (n=313 pacientes) una vez al día durante 2 años. Su edad media fue de 62 años, y aproximadamente el 70% eran mujeres.

    Se obtuvieron radiografías de las rodillas al comienzo del estudio, y a los 12, 18 y 24 meses. La anchura mínima del espacio articular del compartimento medial de la articulación tibiofemoral se evaluó por medio del análisis digital de imágenes. El resultado primario evidenció la pérdida de la anchura mínima del espacio articular de dicha articulación al cabo de 2 años.

     

    Resultados

    El análisis digital demostró una reducción significativa (P<0,0001) en la pérdida de la anchura mínima del espacio articular en el grupo del sulfato de condroitina (media +/- SEM, -0,07 +/- 0,03 mm) en comparación con el grupo de placebo (-0,31 +/- 0,04 mm). El porcentaje de pacientes con progresión radiográfica > o =0,25 mm se redujo significativamente en el grupo del SC en comparación con el grupo placebo (28% frente al 41% [p<0,0005]).

    El dolor mejoró significativamente más rápidamente en el grupo del SC que en el grupo placebo (P<0,01). No hubo diferencias en las condiciones de seguridad de ambos grupos.

    En relación con el dolor, los componentes en el grupo del sulfato de condroitina experimentaron una rápida mejoría. Esto puede ser debido al hecho de que todos los pacientes presentaban dolor, según dijeron, por lo que el efecto del sulfato de condroitina fue más notable desde el principio. Por otro lado, el dolor también disminuyo en el grupo placebo, en el transcurso del primer año.

     

    Conclusión

    A largo plazo, los efectos del CS en la modificación de la estructura y de los síntomas de la enfermedad en pacientes con OA de la rodilla, sugieren que el CS podría ser un agente modificador de dicha enfermedad.

    Los resultados mostraron que: “a largo plazo la administración de sulfato de condroitina más de 2 años puede prevenir la degradación de la estructura articular en pacientes con osteoartritis de rodilla”, escribieron Kahan y colaboradores.

    No obstante, y a pesar de estas evidencias, se precisan otros estudios con un seguimiento más largo y con diferentes criterios de partida para evaluar si los cambios estructurales beneficiosos asociados con el sulfato de condroitina son predictivos de la mejoría en la progresión clínica de la artrosis a largo plazo.

     

    Referencia bibliográfica

    Long-term effects of chondroitins 4 and 6 sulfate on knee osteoarthritis: The study on osteoarthritis progression prevention, a two-year, randomized, double-blind, placebo-controlled trial. “Los efectos a largo plazo del sulfato 4 y 6 de condroitina en la artrosis de rodilla: Estudio randomizado, a doble ciego, controlado con placebo sobre la prevención de la progresión de la osteoartritis, en un período de dos años”. A. Kahan, D. Uebelhart, F. De Vathaire, PD Delmas, J.-Y. Reginste. Arthritis Rheum. 2009;60(2):524-33.

Comments are closed.