• Angulas, ¿qué son y que llevan?

    Llamamos angulas a los alevines del pez anguila. Son los únicos alevines permitidos por las leyes de pesca. Suelen tener 1 gramo de peso y unos 8 centímetros de longitud. Generalmente se comercializan ya cocidas, pero marcas de gran renombre como Angulas Roset las comercializan también en vivo para los paladares más exigentes.

    Las angulas suelen estar rodeados de secretismo, lujo y exclusividad y quienes las prueban afirman que su sabor no tiene comparación. Se pueden considerar un producto muy especial por su escasez, por el ritual que rodea su degustación y por las sensaciones que dejan en el paladar y su característico aroma. Su textura suele ser entre resbalosa y crujiente.

    ¿Cómo se prepara la angula?

    Las angulas son un producto tradicional en las gastronomías del norte de España, como el conocido plato “angulas a la bilbaína”, cocinado en una cazuela de barro con ajo, aceite de oliva y guindilla ahumada. Pero también otras zonas del mediterráneo.

    Existen numerosas recetas con angulas, desde ensaladas o como acompañantes de platos de pescado o marisco, pero los expertos en gastronomía afirman que la mejor forma de disfrutar de este manjar es dándole todo el protagonismo en la mesa.

    ¿Qué diferencia a la angula y las gulas?

    Sin embargo, en el mercado podemos encontrar un sucedáneo mucho más barato, cuya calidad no se puede comparar ni remotamente con las auténticas angulas, llamado “gulas”, estas se elaboran con un surimi de pescados procedentes de Alaska. Las angulas y las gulas son productos totalmente diferentes y no se les puede considerar competencia. El surimi con el que se elaboran es un concentrado de pescado, especialmente abadejo y pez gato, mezclado con almidón, clara de huevo, aceite vegetal, sal y proteína de soja.

    Las gulas y angulas suelen ser protagonistas en muchas mesas navideñas y cenas especiales, pero la exclusividad de la anguila, sin duda, determinará la calidad del plato y del momento.

     

Comments are closed.