• Aceite de Coco Virgen Extra un multiusos en la cosmética natural

    Cocos nucifera mejor conocido como Coco es el fruto de un árbol perteneciente a la familia de las palmeras. El aceite extraído del coco ha sido desde hace siglos un producto muy utilizado en la cosmética y la belleza en todo el mundo. Debido a su capacidad para hidratar y acondicionar el cabello, estimular su crecimiento y dejarlo con un aspecto radiante, el aceite de coco continua utilizándose en la cosmética por si solo o en la elaboración de productos como hidratantes y jabones.

     

    El uso del aceite de coco ha sido un aspecto fundamental en el día a día de muchas sociedades en todo el mundo, especialmente en regiones costeras y tropicales. En tiempos anteriores el uso de este aceite y sus beneficios eran tan respetados que se registraron en el sánscrito para la medicina ayurvédica como remedio para enfermedades mentales, corporales y espirituales.

     

    En Asia del sur el aceite de coco se utiliza a menudo en el cabello para mantenerlo lustroso, hidratado, fuerte y oscuro. En la piel por el contrario se utilizaba para acelerar la curación de quemaduras, moratones, cortes y heridas, así como para aliviar los músculos doloridos y el dolor de las articulaciones.

     

    El Aceite de Coco se constituye principalmente de ácido láurico, ácido cáprico y ácido caprílico, ácido linoleico (grasas poliinsaturadas), ácido oleico (grasas monoinsaturadas), polifenoles (aceite de coco virgen únicamente) y triglicéridos de cadena media.

     

    • Ácido láurico: el cuerpo lo absorbe, asimila fácilmente y ayuda a eliminar y prevenir algunos virus. También ha demostrado tener propiedades suavizantes para la piel y el cabello.
    • Ácido cáprico y ácido caprílico: son absorbidos por el cuerpo al completo y contienen propiedades antimicrobianas y antifúngicas. Estimula los folículos capilares además de reparar y fortalecer el cabello dañado. Además, también ayuda a prevenir las bacterias nocivas.
    • Ácido linoleico: hidrata el cabello, retiene la hidratación y estimula el crecimiento del pelo. Favorece la curación de heridas y tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a aliviar el acné.
    • Ácido oleico: ayuda a mantener el cabello y la piel suave, elástica y radiante. Estimula el crecimiento de un cabello más fuerte, denso y largo. También posee propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir los signos del envejecimiento cutáneo como las arrugas y las líneas de expresión. Previene la inflamación y el dolor articular.
    • Polifenoles: le confiere multitud de propiedades al aceite de coco para el beneficio del cabello y la piel. Tiene propiedades antioxidantes y ayuda a mejorar la elasticidad de la piel. Ayuda a reparar la piel dañada y alivia la inflamación cutánea además de aportarle hidratación y protección contra los rayos UV. Mejora la circulación y estimula el crecimiento del cabello.
    • Triglicéridos de cadena media: tiene propiedades que ayudan a eliminar las bacterias nocivas, virus e infecciones por hongos. Ofrecen una hidratación intensa, acondicionan el cabello y estimula su crecimiento.

     

    En su uso tópico, el Aceite de Coco puede penetrar fácilmente en la piel debido a su pequeño tamaño molecular. El Aceite de Coco ofrece una emoliencia excelente que no obstruye los poros del cabello, piel secos y con picores a la vez que es apto para las pieles sensibles, inflamadas e irritadas.

     

    A la hora de proporcionar hidratación, el aceite crea una barrera protectora sobre la piel que retiene la humedad para suavizar, lubricar y refrescar la piel y el cabello mientras previene la sequedad y las infecciones fúngicas. Por ello, es ideal para aliviar y calmar las pieles irritadas o afectadas por afecciones como pie de atleta, psoriasis o las verrugas. Además, también es útil para tratar las quemaduras solares y estimula el desarrollo de una piel más saludable y luminosa.

     

    El aceite de coco tiene infinidad de propiedades que pueden contribuir en la salud y bienestar de la piel y el cabello. Por ello, debemos seleccionar un aceite de coco de origen ecológico y elaborado con métodos que permiten conservar sus nutrientes y frescura para garantizar la mejor calidad y cuidado para la piel y el cabello.

     

Comments are closed.